15 Desata mis labios, oh Señor,
para que mi boca pueda alabarte.