4 Pero Dios es mi ayudador;
¡el Señor me mantiene con vida!