3 Me han tendido una emboscada.
Enemigos feroces están a la espera, Señor
,
aunque yo no pequé ni los he ofendido.