9 Tú eres mi fuerza; espero que me rescates,
porque tú, oh Dios, eres mi fortaleza.