8 Váyanse todos los que hacen el mal,
porque el Señor
ha oído mi llanto.