5 Que todo mi ser espere en silencio delante de Dios,
porque en él está mi esperanza.