7 Pero Dios mismo les lanzará sus flechas
y los herirá de repente.