20 Alaben a Dios, quien no pasó por alto mi oración
ni me quitó su amor inagotable.