5 Que las naciones te alaben, oh Dios,
sí, que todas las naciones te alaben.