5 Que te teman
mientras el sol brille
y mientras la luna permanezca en el cielo;
¡sí, para siempre!