28 En cuanto a mí, ¡qué bueno es estar cerca de Dios!
Hice al Señor
Soberano mi refugio,
y a todos les contaré las maravillas que haces.