14 Aplastaste las cabezas del Leviatán
y dejaste que se lo comieran los animales del desierto.