23 No pases por alto lo que han dicho tus enemigos
ni su creciente alboroto.