4 No me dejas dormir;
¡estoy tan afligido que ni siquiera puedo orar!