30 Pero antes de que saciaran su antojo,
mientras aún tenían la comida en la boca,