35 Entonces recordaron que Dios era su roca,
que el Dios Altísimo
era su redentor.