39 Se acordó de que eran simples mortales
que desaparecen como una ráfaga de viento que nunca vuelve.