3 La sangre fluyó como agua por toda Jerusalén;
no queda nadie para enterrar a los muertos.