7 Pues devoraron a tu pueblo, Israel,
y convirtieron la tierra en un desierto desolado.