18 Entonces jamás volveremos a abandonarte.
Revívenos para que podamos invocar tu nombre una vez más.