4 Pues los decretos de Israel así lo exigen;
es una ordenanza del Dios de Jacob.