9 Sin duda, la salvación de Dios está cerca de los que le temen,
por lo tanto, nuestra tierra se llenará de su gloria.