8 Ningún dios pagano es como tú, oh Señor;
¡nadie puede hacer lo que tú haces!