9 Tus enemigos, Señor
, sin duda perecerán;
todos los malhechores quedarán esparcidos.