2 Tu trono, oh Señor
, permanece desde tiempos inmemoriales;
tú mismo existes desde el pasado eterno.