2 Levántate, oh juez de la tierra;
dales su merecido a los orgullosos.