22 Pero el Señor
es mi fortaleza;
mi Dios es la roca poderosa donde me escondo.