8 ¡Que los ríos aplaudan con júbilo!
¡Que las colinas entonen sus cánticos de alegría