14 La tentación viene de nuestros propios deseos, los cuales nos seducen y nos arrastran.