20 El enojo humano
no produce la rectitud
que Dios desea.