16 Pues, donde hay envidias y ambiciones egoístas, también habrá desorden y toda clase de maldad.