15 Pues el Señor
quitará su mano de juicio
y dispersará a los ejércitos de tus enemigos.
¡El Señor
mismo, el Rey de Israel,
vivirá en medio de ti!
Por fin, se habrán terminado tus aflicciones
y nunca jamás temerás el desastre.