7 Pues un anciano
es un administrador de la casa de Dios, y debe vivir de manera intachable. No debe ser arrogante, ni iracundo, ni emborracharse,
ni ser violento, ni deshonesto con el dinero.