3 «Mi ira se enciende contra sus pastores
y castigaré a esos líderes.
Pues el Señor
de los Ejércitos Celestiales ha llegado
para cuidar a Judá, su rebaño.
Él los hará fuertes y magníficos,
como un caballo majestuoso en la batalla.