3 Si alguno continúa profetizando, su propio padre y madre le dirán: “Debes morir, porque has profetizado mentiras en el nombre del Señor
”. Entonces, mientras esté profetizando, su propio padre y madre lo apuñalarán.