16 A fin de cuentas, los enemigos de Jerusalén que sobrevivan a la plaga, subirán a Jerusalén cada año para adorar al Rey, el Señor
de los Ejércitos Celestiales, y para celebrar el Festival de las Enramadas.