12 La tierra de Judá será la preciada posesión del Señor
en la tierra santa y él elegirá una vez más a Jerusalén para ser su propia ciudad.