5 —¿No lo sabes? —preguntó el ángel.
—No, mi señor —le contesté.