8 Luego el Señor
me llamó y me dijo: «Mira, los que fueron al norte han desahogado el enojo de mi Espíritu
allí en la tierra del norte».