15 El Señor
de los Ejércitos Celestiales protegerá a su pueblo,
quien derrotará a sus enemigos lanzándoles grandes piedras.
Gritarán en la batalla como si estuvieran borrachos con vino.
Se llenarán de sangre como si fueran un tazón,
empapados con sangre como las esquinas del altar.