34 Si alguno tiene hambre, que coma en su casa, para que las reuniones de ustedes no resulten dignas de condenación.Los demás asuntos los arreglaré cuando los visite.