18 En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como mejor le pareció.