3 En cambio, el que profetiza habla a los demás para edificarlos, animarlos y consolarlos.