4 El que habla en lenguas se edifica a sí mismo; en cambio, el que profetiza edifica a la iglesia.