22 Si alguno no ama al Señor, quede bajo maldición. ¡Marana ta!a