20 y también dice: «El Señor conoce los pensamientos de los sabios y sabe que son absurdos».a