19 Para nada cuenta estar o no estar circuncidado; lo que importa es cumplir los mandatos de Dios.