20 Que cada uno permanezca en la condición en que estaba cuando Dios lo llamó.