34 sus intereses están divididos. La mujer no casada, lo mismo que la joven soltera,a se preocupab de las cosas del Señor; se afana por consagrarse al Señor tanto en cuerpo como en espíritu. Pero la casada se preocupa de las cosas de este mundo y de cómo agradar a su esposo.