2 —Bien —respondió Natán—. Haga Su Majestad lo que su corazón le dicte, pues Dios está con usted.